C.E.T El Faro - Centro de atención integral a niños y adolescentes con capacidades especiales

PARALISIS CEREBRAL

Durante el período madurativo del sistema nervioso central pueden presentarse determinadas influencias que provoquen daños en el mismo ya sea en las etapas en que el niño se esta formando en el vientre de su madre, en el momento de nacer o después.

Cuando esto ocurre específicamente en el cerebro, pueden aparecer trastornos motores, psíquicos, conductuales, auditivos, ópticos o del lenguaje, pudiendo llegar a constituirse en un grupo de síndromes que originan retardo en el desarrollo psicomotor entre los que se encuentra la parálisis cerebral.

La parálisis cerebral es la primera causa de invalidez en la infancia. El niño que padece de este trastorno presenta afectaciones motrices que le impiden un desarrollo normal. La psicomotricidad se encuentra afectada en gran medida, estando la relación entre razonamiento y movimiento dañado, y por ende el desarrollo de habilidades que se desprenden de esa relación. "El problema se contempló como neurofisiológico y se insistió en que la causa de la incapacidad motora de los pacientes obedecía principalmente a la liberación de modalidades reflejas anormales de la postura y los movimientos, al perderse la inhibición normal que ejercen los centros superiores del sistema nervioso central".

Múltiples factores la producen, el mayor porcentaje ocurre en el momento del nacimiento, que por distintos motivos puede ocurrir una hipoxia del cerebro, lesionando zonas del mismo.

 Esta lesión provoca diferentes incapacidades tales como alteración del tono postural, deformidades muscoloesqueléticas con consecuente alteración también del movimiento, que pueden estar acompañadas o no de convulsiones, retraso mental, problemas visuales, auditivos y del lenguaje.

 


  Parálisis Cerebral Infantil (PCI)

Parálisis cerebral es un término usado para describir un grupo de incapacidades motoras producidas por un daño en el cerebro del niño que pueden ocurrir en el período prenatal, perinatal o postnatal.

La definición de PCI más ampliamente aceptada y más precisa es la de un "trastorno del tono postural y del movimiento, de carácter persistente (pero no invariable), secundario a una agresión no progresiva a un cerebro inmaduro". (Fernández, E., 1988).

Bajo el concepto de PCI encontramos diferentes tipos de patologías con causas diferentes, con pronóstico variable dependiendo del grado de afectación y extensión de la lesión en el cerebro. La lesión es cerebral por lo que no incluye otras causas de trastorno motor (lesión medular, de sistema nervioso periférico). No es progresiva y si de carácter persistente causando un deterioro variable de la coordinación del movimiento, con la incapacidad posterior del niño para mantener posturas normales y realizar movimientos normales, conduciendo entonces a otros problemas ya ortopédicos por lo que se deben prevenir desde el primer momento. Al ocurrir en una etapa en que el cerebro se encuentra en desarrollo va a interferir en la correcta maduración del sistema nervioso incluso sin que el niño tenga una experiencia previa del movimiento voluntario, pero al no haber una especificidad de funciones y gracias a la neuroplasticidad va a permitir que áreas no lesionadas del cerebro suplan la función de aquellas zonas lesionadas y se establezcan vías suplementarias de transmisión. Esta neuroplasticidad del sistema nervioso será más efectiva cuando la lesión sea focal y mucho menos probable cuando sea generalizada.

Las causas se clasifican de acuerdo a la etapa en que ha ocurrido el daño a ese cerebro que se esta formando, creciendo y desarrollando. Se clasificarán como causas prenatales, perinatales o posnatales.

Causas prenatales:

  • Anoxia prenatal. (Circulares al cuello, patologías placentarias o del cordón).
  • Hemorragia cerebral prenatal.
  • Infección prenatal. (toxoplasmosis, rubéola, etc.).
  • Factor Rh (incompatibilidad madre-feto).
  • Exposición a radiaciones.
  • Ingestión de drogas o tóxicos durante el embarazo.
  • Desnutrición materna (anemia).
  • Amenaza de aborto.
  • Tomar medicamentos contraindicados por el médico.
  • Madre añosa o demasiado joven.

Causas perinatales.

Son las más conocidas y de mayor incidencia, afecta al 90 % de los casos.

  • Prematuridad.
  • Bajo peso al nacer.
  • Hipoxia perinatal.
  • Trauma físico directo durante el parto.
  • Mal uso y aplicación de instrumentos (fórceps).
  • Placenta previa o desprendimiento.
  • Parto prolongado y/o difícil.
  • Presentación pelviana con retención de cabeza.
  • Asfixia por circulares al cuello (anoxia).
  • 10-Cianosis al nacer.
  • 11-Broncoaspiración.

Causas posnatales

  • Traumatismos craneales.
  • Infecciones (meningitis, meningoencefalitis, etc.).
  • Intoxicaciones (plomo, arsénico).
  • Accidentes vasculares.
  • Epilepsia.
  • Fiebres altas con convulsiones.
  • Accidentes por descargas eléctricas.
  • Encefalopatía por anoxia.


    Tipos de P.C.I.

 Parálisis cerebral espástica: Cuando hay afectación de la corteza motora o vías subcorticales intracerebrales, principalmente vía piramidal (es la forma clínica más frecuente de parálisis cerebral). Su principal característica es la hipertonía, que puede ser tanto espasticidad como rigidez. Se reconoce mediante una resistencia continua o plástica a un estiramiento pasivo en toda la extensión del movimiento.

 Parálisis cerebral disquinética o distónica: Cuando hay afectación del sistema extrapiramidal (núcleos de la base y sus conexiones: caudado, putamen, pálido y subtalámico). Se caracteriza por alteración del tono muscular con fluctuaciones y cambios bruscos del mismo, aparición de movimientos involuntarios y persistencia muy manifiesta de reflejos arcaicos. Los movimientos son de distintos tipos: corea, atetosis, temblor, balismo, y distonías.

 Parálisis cerebral atáxica: Se distinguen tres formas clínicas bien diferenciadas que tienen en común la existencia de una afectación cerebelosa con hipotonía, incoordinación del movimiento y trastornos del equilibrio en distintos grados. En función del predominio de uno u otro síntoma y la asociación o no con signos de afectación a otros niveles del sistema nervioso, se clasifican en diplejía espástica, ataxia simple y síndrome del desequilibrio.

Parálisis cerebral mixta: Se hallan combinaciones de diversos trastornos motores y extrapiramidales con distintos tipos de alteraciones del tono y combinaciones de diplejía o hemiplejías espásticas, sobre todo atetósicos. Las formas mixtas son muy frecuentes.


    Trastornos  relacionados con la parálisis cerebral

  • Retraso mental: Dos tercios del total de los pacientes. Es lo más frecuente en niños con cuadriplejía espástica.
  • Problemas de aprendizaje
  • Anormalidades oftalmológicas (estrabismo, ambliopía, nistagmo, errores de refracción)
  • Déficit auditivos
  • Trastornos de comunicación
  • Ataques convulsivos: una tercera parte del total de los pacientes; se observa con más frecuencia en niños con Hemiplejía espástica
  • Deficiencia del desarrollo
  • Problemas de alimentación
  • Reflujo gastroesofágico
  • Problemas emocionales y de comportamiento (en especial, déficit de atención con hiperactividad, depresión).