C.E.T El Faro - Centro de atención integral a niños y adolescentes con capacidades especiales

María Pia

Mi nombre es María Pía, soy Psicomotricista y seño de la Sala Amarilla del C.E.T El Faro.

Desde el inicio de mi carrera que comenzó mi experiencia directa con la Discapacidad, si bien uno tiene noción de las diversidades de las personas, de las cualidades de cada uno; fue al inicio de mi profesión donde comencé a estudiar y trabajar con el desarrollo de la persona.

Mis prácticas me acercaban más a las “capacidades diferentes” de cada paciente/persona, a las limitaciones de cada uno y a las potencialidades que se podían descubrir con el trabajo continuo y con cariño.

Mi trabajo en el C.E.T comenzó desde auxiliar, fue allí donde tuve mi primer contacto con la multidiscapacidad, con niños que tienen mucho por aprender, por enseñarnos, por brindarnos, y lo mas importante fue que yo descubrí lo que puedo llegar a hacer por cada uno de ellos,  lo mas satisfactorio como persona es saber que puedo ser herramienta en el movimiento, prolongación de  acciones, etc.

Mi trabajo con discapacidad me hace valorar cada paso, cada sonrisa, cada cucharada que se dirige intencionalmente a la boca, cada vocalización. Cada niño me brinda tanto afecto que me llenan día a día. Un niño con capacidad diferente tiene tanto por aprender, tanto por brindar, tanto para compartir que me hacen sentir útil en mi labor diaria, donde doy todo lo que puedo para lograr acciones, reacciones, uno comienza a valorar las cosas mas simples.

En relación también a la discapacidad tuve una familiar que sufrió un ACV, lo que provoco perdida de funciones adquiridas, lo que deviene en retroceso de la persona. Desde mi humilde postura he aprendido a valorar simples reacciones, acciones y a tener paciencia, paciencia para escuchar, para ver, y asi ver logros.

Creo que lo primordial es que tener una capacidad diferente no nos hace distintos, sino especiales. Seres especiales, llenos de amor y con muchas ganas de recibir afecto y contención.